18 Dec, 2017

Regalos con Alma

Un título provocador, ¿verdad?.  Hay mucho de escatológico, de superlativo en la afirmación. En realidad es un signo de estos tiempos. Y es que a veces exageramos, queriéndolo o sin querer, dramatizamos dejándonos llevar por sentimientos que nos habitan. Supongo que es una idea que más de una vez se nos ha pasado a muchos por la cabeza. Al menos confieso que a mi sí que me ha rondado tanto para aplicarmela a mi como a personas con las que tropiezo en la vida. En cualquier me parece tan normal que esta idea nos visite, como que no refleje mucho más que una emoción más o menos intensa en un momento concreto.
Nuria Oliver, que vive en Redmond con su marido y un hijo de dos años, asegura que ser española y joven no le ha impedido llegar alto en un entorno tan competitivo como el de la ciencia en Estados Unidos. La prueba es que en 2004 el MIT la incluyó en la lista de los 100 jóvenes que están en la vanguardia mundial de la investigación sobre ordenadores, nanotecnología y biotecnología. Su campo de trabajo predilecto son las máquinas inteligentes que algún día darán el salto hacia las emociones.

Quienes somos

Unas palabras sobre nosotras

Sentimientos, Valores , Deseos, Intenciones...
    en forma de regalo.

Síguenos en las redes sociales

Facebook blogger  twitter